Menú Principal
30 de Enero de 2023

35 años de servicios en el Hospital de Illapel

Teresita Rivadeneira recibió un merecido reconocimiento por sus 35 años de servicio ininterrumpido.

Nacida y criada en la ciudad de Chuquicamata, Teresita llegó a los 14 años a vivir a Illapel. Su padre, por motivos de salud, fue trasladado hasta el Valle del Choapa. De esa manera se comenzó a forjar una historia que lleva más de tres décadas escribiéndose y esperamos que sean muchos más.

Mujer sencilla, amable, de trato fácil y con mucha experiencia y conocimientos por entregar, así podemos definir en pocas palabras la personalidad de Teresita, con quien conversamos para saber que significa estar tantos años al servicio de la Salud Pública en la ciudad de Illapel.

¿Qué recuerdos tiene usted de cuando ingresó al hospital?

“Fue hace muchos años, pero lo recuerdo bien, fue el 16 de agosto del año 1987, ingresé al SOME, era la primera vez que trabajaba en el servicio público, algo totalmente nuevo para mí, un desafío que afronté de la mejor manera y ahora me doy cuenta de que llegué para quedarme.

La verdad no me he dado cuenta como han pasado todos estos años y que claro, aún no me pesan.

Cuando llegué y veía que premiaban a mis colegas por sus años de servicio, nunca pensé que yo estaría siendo premiada con ya 35 años de servicio en el hospital, que hoy es mi segunda casa”.

¿Cuáles han sido las áreas o servicios donde ha trabajado?

“En mis comienzos llegué al SOME, pero también estuve por breves períodos en enfermería, también en áreas como archivo, estadística, coordinación, finanzas y después finalmente me integré a la unidad de recaudación en donde llevo 30 años aproximadamente.

De todas las personas que he logrado conocer, guardo un grato recuerdo, de quienes se han ido jubilados, como también de quienes ya no están con nosotros”.

¿Cómo se integró usted a las actividades de Arte y Cultura?

“Cuando llegué al Hospital, me integré a las agrupaciones deportivas que en ese entonces existan, luego se comenzó a formar el grupo folclórico y luego se formó el grupo de teatro, que en ese tiempo tenía un nombre distinto al actual.

Todas esas experiencias me han ayudado mucho en mi crecimiento como persona. Siempre me ha gustado participar en ese tipo de actividades, siempre he sido una persona lúdica y mi personalidad me permitió integrarme rápidamente, conocer distintas personas y ser parte de ellos hasta el día de hoy”.

Teresita destaca que siempre ha tenido el apoyo y la ayuda de su compañero de vida, quién disfruta tanto como ella las actividades en que participa:

“Mi marido no es un 7, es un 10, me acompaña en todas mis locuras, siempre está presente ayudando en lo que pueda, nos va a dejar a las presentaciones, también nos va a buscar y obviamente en casa ayuda mucho, tengo un gran marido que me ha apoyado toda la vida. Eso lo valoro mucho”

Si tuviera que entregar un consejo a las nuevas generaciones que ingresan al hospital ¿cuál sería?

“Lo que les puedo decir, es que deben aprender a querer y valorar lo que hacen a diario, porque si hacen algo que no les gusta, siempre será mejor buscar otras oportunidades, algo que realmente les guste y los llene como personas.

Para ser tan feliz como lo he sido yo, tienes que disfrutar de las cosas que haces, de otra manera sería imposible ser feliz en el trabajo y por consecuencia en la vida.

Siempre he creído que la felicidad no tiene que ver con lo material, ni con el dinero o el sueldo, tiene que ver con disfrutar lo que haces y respetar a las personas que nos rodean y los equipos que se forman.

Yo creo que la experiencia que una va adquiriendo, es bueno traspasarla a las nuevas generaciones, para que tengan todas las herramientas necesarias para crecer. Por otro lado nosotros también aprendemos de los más jóvenes, que vienen con ides y conocimientos nuevos. Hay que saber enseñar, traspasar nuestros conocimientos, no podemos ser egoístas en ese sentido”.

¿Qué nos puede contar sobre su paso por el Teatro?

“Sin duda este año ha sido el mejor año de nuestra agrupación. Fuimos premiados tres veces, premiaron a nuestra directora, también obtuvo premio la puesta en escena que ella hizo y además me dieron el premio a la mejor actriz, que es algo que la verdad nunca pensé recibir lo que me tiene todavía muy contenta y orgullosa.

Así que mientras yo tenga vida y salud, siempre voy a seguir participando, sea en las Olimpiadas, en el grupo folclórico o de teatro, siempre que la salud me acompañe estaré presente”.

Finalmente, Teresita valora el premio recibido, que es más que un reconocimiento por tantos años, sino que se transforma en un reconocimiento a su trayectoria, que ha sido impecable y destacada.

Esperamos tener por muchos años más a Teresita, personas como ella son nuestra historia, representan nuestra cultura y los valores que nos destacan como personas que trabajamos por una salud pública mejor.

Teresita recibiendo su galvano de reconocimiento, junto con el Sr Director del Hospital de Illapel.
Teresita en presentación de Teatro